Close

ADORA CON TODA TU VIDA

Tu vida está destinada a ser un acto de adoración. La verdadera adoración no es sólo cantar y alabar a Dios con los labios, sino confiar en Dios por encima de todo, abrazar Su corazón para este mundo y someterte a Su voluntad en todas las áreas de tu vida. Adora regularmente con tu iglesia y honra a Dios en tu vida diaria: mediante tu trabajo, tu conducta, tus relaciones, sirviendo a los demás y hablándoles de Su bondad. Cada aliento, acción y pensamiento puede traer la gloria a Dios.

Pasajes Bíblicos

1. Se decían unos a otros: “¡Santo, santo, santo es el Señor de los Ejércitos Celestiales! ¡Toda la tierra está llena de su gloria! Entonces dije: «¡Todo se ha acabado para mí! Estoy condenado, porque soy un pecador.

¡Escucha, Israel! El Señor es nuestro Dios, solamente el Señor. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

Jesús le contestó: —Créeme, querida mujer, que se acerca el tiempo en que no tendrá importancia si se adora al Padre en este monte o en Jerusalén. Ustedes, los samaritanos, saben muy poco acerca de aquel a quien adoran, mientras que nosotros, los judíos, conocemos bien a quien adoramos, porque la salvación viene por medio de los judíos. Pero se acerca el tiempo—de hecho, ya ha llegado—cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad. El Padre busca personas que lo adoren de esa manera.

El Señor Dios puso al hombre en el jardín de Edén para que se ocupara de él y lo custodiara.

son un pueblo elegido. Son sacerdotes del Rey, una nación santa… Por eso pueden mostrar a otros la bondad de Dios, pues él los ha llamado a salir de la oscuridad y entrar en su luz maravillosa.

Canten al Señor, alaben su nombre; cada día anuncien las buenas noticias de que él salva. Anuncien sus gloriosas obras entre las naciones; cuéntenles a todos las cosas asombrosas que él hace… compartían sus comidas con gran gozo y generosidad, todo el tiempo alabando a Dios y disfrutando de la buena voluntad de toda la gente.

Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Esa es la verdadera forma de adorarlo.

Ideas para la Acción

Cada mañana de esta semana, recita el Credo de Jesús: "Oye, Israel: el Señor nuestro Dios, el Señor uno es; amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente, y con todas tus fuerzas." Y el segundo es semejante: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo". (Marcos 12: 29 - 31)

Reflexiones diarias

Nos convertimos en aquello que adoramos. Y adoramos a lo que más le damos importancia. Entonces, ¿de quién eres, para quién vives, de quién dependes y en quién confías? Si buscas seguridad y comodidad en el dinero, el estatus, el nacionalismo o cualquier otro dios falso, serás debilitado. Sin embargo, si adoras al verdadero Dios, te transformarás a su semejanza y te convertirás en lo que Dios quiere que seas. Piensa en eso: ¿A quién quieres parecerte? ¿A los dioses dañinos de nuestra época, o al Dios bueno, amoroso, compasivo, santo y justo de la Biblia? Tal vez como Isaías, puedes sentirte impuro, pero Dios quiere limpiarte y sanarte. ORA: para que puedas conocer verdaderamente a Dios. Adora con toda tu vida.

¿Cómo podemos amar a Dios con todo nuestro corazón? ¡Adorándolo! ¿Pero qué significa eso? Para empezar, la verdadera adoración se basa en una correcta comprensión de Quién es Dios. A menos que entendamos cómo es Dios, será difícil adorarlo. Dios no sólo es poderoso. Dios es poder. Dios no es sólo amoroso. Dios es amor. Dios misno es Shalom. Una vez que comprendemos quién es Dios realmente, infinitamente más grande que los dioses falsos, podemos dar pasos hacia Él y responder desde el corazón: valorando, amando, disfrutando, confiando y obedeciéndole por encima de todo. Dios desea que experimentes su bondad para que puedas hablar de Él con tus hijos, en casa y en el camino. ORA: que Dios te revele su bondad. Adora con toda tu vida.

Dios no desea adoradores religiosos, que le visitan una vez a la semana, que sólo lo adoran en el templo. Desea personas que le adoren de verdad, que estén dispuestas a seguir Su camino. Gente que deje de adorarse a sí misma, y en su lugar tenga un ardiente deseo de escuchar la voz de Dios, de probar su bondad, de conocer su corazón para este mundo, y de ser cambiada por su poder. Personas con un corazón no dividido que anhelen tener comunión con Él en una relación de dar y recibir. Gente que se presenten tal y como son: abiertos a compartir sus miedos, tristezas, preguntas, penas o heridas. ¿Qué piensas de esto? ORA: que puedas conocer íntimamente al Dios que quiere darse a conocer a ti. Adora con toda tu vida.
Los antiguos hebreos tenían un profundo entendimiento de cómo la fe y el trabajo se unían en sus vidas. De hecho, usaban la misma palabra para el trabajo y la adoración. La palabra hebrea avodah significa conjuntamente trabajo, adoración y servicio. Sus diversos usos nos muestran que el diseño original de Dios y su deseo es que nuestro trabajo y nuestra adoración formen un todo integrado. Reflexiona sobre esto por un momento: Tu trabajo no es sólo un medio para un fin; no es sólo para ganar dinero para llevar a cabo tu ministerio. Dios quiere que lo glorifiques y lo adores a través de tu trabajo. Cuando trabajas como para el Señor, tu trabajo se convierte en un acto de adoración. ORA: que el Espíritu Santo te ayude a adorar a Dios a través de tu trabajo. Adora con toda tu vida.
Pedro establece la adoración como uno de los principales propósitos de la iglesia; debemos ser el templo de Dios en la tierra y declarar las alabanzas de Dios en palabra y en hechos. Normalmente pensamos que la alabanza de la iglesia es algo que ocurre dentro de un edificio con una banda o un órgano. Eso es bueno, pero deberíamos estar menos preocupados por llenar nuestras iglesias con gente y más preocupados por hacer que la gente se llene de Dios. En lugar de construir majestuosos lugares de culto, el pueblo de Dios debería ser el templo. A través de nuestra vida y adoración juntos, otros deberían experimentar la presencia de Dios, su Shekhina. ORA: que tu iglesia pueda dar a conocer a Dios en tu comunidad poniendo en práctica las enseñanzas de Jesús. Adora con toda tu vida.
Pedro establece la adoración como uno de los principales propósitos de la iglesia; debemos ser el templo de Dios en la tierra y declarar las alabanzas de Dios en palabra y en hechos. Normalmente pensamos que la alabanza de la iglesia es algo que ocurre dentro de un edificio con una banda o un órgano. Eso es bueno, pero deberíamos estar menos preocupados por llenar nuestras iglesias con gente y más preocupados por hacer que la gente se llene de Dios. En lugar de construir majestuosos lugares de culto, el pueblo de Dios debería ser el templo. A través de nuestra vida y adoración juntos, otros deberían experimentar la presencia de Dios, su Shekhina. ORA: que tu iglesia pueda dar a conocer a Dios en tu comunidad poniendo en práctica las enseñanzas de Jesús. Adora con toda tu vida.

Nuestra adoración a Dios afirma o contradice nuestro mensaje sobre Dios. Desafortunadamente, muchas personas distinguen a los cristianos de los no cristianos de esta manera: Los cristianos asisten a la iglesia más a menudo, y son más críticos. Cuando la adoración se convierte en un evento, en lugar de una forma de vida, este es el triste resultado. Por eso Pablo insiste en que la forma más importante de adorar a Dios es entregarse a Él como un sacrificio vivo. Esto tiene grandes implicaciones. Significa decir adiós a algunos hábitos que disfrutamos pero que son tóxicos; cambiar la forma en que piensas; dar todo lo que tienes y haces a Dios. ORA: que no sólo adores a Cristo como tu Salvador, sino también como tu Señor en todas las áreas de la vida. Adora con toda tu vida.

Canciones

Biblioteca MULTIMEDIA

Transfondo Bíblico del Valor

Muy Pronto

Libros y Artículos recomendados

Videos, sermones y podcasts

Muy Pronto

Sigue explorando el Shalom CON DIOS