Close

ABRE PUERTAS PARA QUE OTROS DIRIGAN

Permite que otros vayan al frente y comparte el liderazgo. Suelta los trabajos que siempre has hecho y anima a que surjan nuevos líderes. No te sientas amenazado por otros, sino que lidera equipándolos, incluyendo a los jóvenes y a los que son pasados por alto. No sólo son el futuro de nuestra iglesia, sino que son de vital importancia para nuestro presente. Recuerda: Jesús comenzó a construir su ekklesia con líderes humildes que a menudo eran despreciados por la sociedad.

Pasajes Biblicos

Cuando el suegro de Moisés vio todo lo que él hacía por el pueblo, le preguntó: “¿Qué logras en realidad sentado aquí? ¿Por qué te esfuerzas en hacer todo el trabajo tú solo, mientras que el pueblo está de pie a tu alrededor desde la mañana hasta la tarde?… elige, de entre todo el pueblo, a algunos hombres con capacidad y honestidad, temerosos de Dios y que odien el soborno. Nómbralos jefes de grupos”.

Elijan a hombres bien respetados de cada tribu, conocidos por su sabiduría y entendimiento, y yo los nombraré líderes de ustedes.

Pero entre ustedes será diferente. El que quiera ser líder entre ustedes deberá ser sirviente.

Recuerden, amados hermanos, que pocos de ustedes eran sabios a los ojos del mundo o poderosos o ricos cuando Dios los llamó.

No permitas que nadie te subestime por ser joven.

cuiden del rebaño que Dios les ha encomendado. Háganlo con gusto, no de mala gana ni por el beneficio personal que puedan obtener de ello, sino porque están deseosos de servir a Dios. 3 No abusen de la autoridad que tienen sobre los que están a su cargo.

Ellos tienen la responsabilidad de preparar al pueblo de Dios para que lleve a cabo la obra de Dios y edifique la iglesia, es decir, el cuerpo de Cristo.

Ideas para la Acción

Mientras consideras tu rol regularmente aquí, mantente atento a alguna persona más joven o a un nuevo miembro para invitarlo a unirse a la tarea. Si el trabajo requiere capacitación o entrenamiento, ofrécelo. Busca delegar y entregar.

Reflexiones diarias

Cuando Jetro visita a Moisés y lo encuentra guiando solo, dice: Lo que estás haciendo no es bueno. Sólo hay otro caso en el que aparecen las palabras “no es bueno”. En Génesis 2:18 Dios dice: No es bueno que el hombre esté solo. Esto significa: No debemos dirigir o vivir solos. Debemos liderar junto con otros. Dios reta a Moisés aún más al declarar que todos los israelitas debían ser sacerdotes. Sacerdote también puede ser traducido como líder o servidor. Lo cual es precisamente el punto. Los israelitas fueron llamados a ser una nación de líderes servidores; a aceptar la responsabilidad no sólo de sus familias, sino del bienestar de toda la nación. ORA: que Dios te ayude a liderar junto con otros. Abre puertas para que otros dirijan.
Hacerlo todo, es una carga demasiado grande para cualquier líder, no queremos convertirnos en el límite de lo que Dios quiere hacer. Por eso los buenos líderes buscan, encuentran y equipan intencionalmente a nuevos líderes, en lugar de intentar controlarlo todo. Liderar es ser humilde, reconocer tus propios límites y servir a los demás abriendo puertas para que ellos lideren. La sabiduría y el discernimiento son necesarios para encontrar a aquellos que lideren alineados con la voluntad y la misión de Dios. Una gran parte de encontrar nuevos líderes es animar a nuestra gente en los dones que tienen y reiterar el llamado de Dios en sus vidas. ORA: que Dios ayude a tu iglesia a discernir cuáles son los nuevos líderes adecuados y les anime a dar el paso hacia su llamado. Abre puertas para que otros dirijan.
Jesús desafió las suposiciones de sus discípulos de que el liderazgo significa tener derecho a una posición, poder y “señorear sobre los demás”. En cambio, si quieres ser un líder como Jesús, tienes que estar dispuesto a servir e incluso a sufrir por los demás. Mientras que la mayoría de los líderes definen el éxito como ser servido, Jesús definió el éxito como servir a otros, lo que incluía hacerse a un lado para permitir que otros lideraran. Como seguidor de Jesús, Dios te ha llamado a liderar como Jesús – a convertirte en un líder servidor – algo que nuestras familias, comunidades, iglesias y nuestro mundo necesitan desesperadamente. ORA: que Dios te ayude a liderar sirviendo a los demás, incluso dándoles oportunidades para ejercer su liderazgo. Abre puertas para que otros dirijan.
Jesús lanzó su ministerio en Galilea con un grupo de hombres y mujeres que no habrían sido considerados como los líderes “obvios”. Empezó con líderes humildes que a menudo eran pasados por alto por la sociedad y la iglesia, para construir su ekklesia y empezar un movimiento que continúa transformando la historia hasta el día de hoy. Abrir puertas para que otros líderes que no impresionan a primera vista dirijan no es una tarea fácil e implica confianza. Sin embargo, es a lo que Cristo nos ha llamado, y cuando Jesús nos dice que hagamos algo, se puede hacer. ORA: que el Espíritu te muestre a las personas ignoradas por otros que pueden ser desarrollados como líderes. Abre puertas para que otros dirijan.
Cuando abres puertas para que otros lideren, incluyendo a los jóvenes y a los excluidos, harán cosas de manera diferente. Quizás cambien las tradiciones de mucho tiempo, o cambien la adoración semanal, pero también verás al Espíritu actuar de nuevas maneras a través de estos nuevos líderes. Cuando abres puertas para que otros dirijan, esto permite que el Espíritu mueva a tu iglesia a responder a un mundo cambiante, ayudándoles a ver las nuevas cosas a las que el Espíritu les está llamando. En medio de ese cambio, hay una cosa que nunca cambiará: La misión integral de Dios. ORA: por la próxima generación de líderes que Dios está levantando; que el Espíritu sea derramado en poder y fuerza sobre ellos. Abre puertas para que otros dirijan.
Pedro amonesta a los líderes a no ser dominantes. Cuando los líderes se vuelven controladores y quieren consultados en todo y que se les obedezca en todas las particularidades de la vida, se ponen entre Cristo y el pueblo. Al asumir este papel mediador, reservado para el Espíritu Santo, se mueven en terreno peligroso. Los líderes nunca deben asumir más autoridad en la vida de su pueblo que la que les ha sido dada; esto ha llevado a demasiados abusos. En cambio, deben ser humildes, guiar con su ejemplo y servir a su pueblo de manera que desarrolle su verdadero potencial. Los verdaderos líderes darán cada vez más pasos hacia atrás para permitir que sus discípulos avancen. ORA: que humildemente guíes a otros hacia el liderazgo. Abre puertas para que otros dirijan.
En el primer siglo, la principal responsabilidad de los líderes de la iglesia era equipar al pueblo de Dios para crecer en madurez y capacitarlos para servir en el mundo. Los peores líderes posibles, según Efesios, eran aquellos que hacían que su pueblo dependiera sólo de ellos. Desafortunadamente, a lo largo de los siglos, este modelo de equipar a la iglesia dio paso a un modelo que enfatiza la asistencia. Pero la invitación de Dios a los líderes sigue siendo la misma: No creen seguidores, sino líderes. Invierte profundamente en sus vidas y equípalos para que usen sus dones para servir a sus vecinos, a la comunidad y a la ciudad. Esa es la clave para involucrar a más gente en la misión de Dios. ORA: que Dios haga de tu iglesia una que capacite a otros. Abre puertas para que otros dirijan.

Canciones

Biblioteca MULTIMEDIA

Transfondo Bíblico del Valor

Muy Pronto

Libros y Articulos recomendados

Videos, sermones y podcasts

Muy Pronto

Sigue explorando el Shalom CON LOS DEMAS