Close

VIVE CON RECTITUD Y HAZ JUSTICIA

La visión de Dios para nuestro mundo es audaz. Quiere poner al mundo entero en orden y liberar a la gente de todo lo que socava su capacidad de vivir como portadores de la imagen de Dios. Él nos ha elegido a ti y a mí para participar en este plan. No solo eres llamado a evangelizar, alimentar a los pobres y curar a los enfermos, sino también a buscar la justicia y combatir la corrupción en nuestra ciudad. Defender a los oprimidos. Proteger los derechos de los pobres. Alzar la voz por aquellos que no pueden defenderse por sí mismos. Vive con integridad y haz justicia.

Pasajes Biblicos

Hagan justicia al pobre y al huérfano; defiendan los derechos de los oprimidos y de los desposeídos. Rescaten al pobre y al indefenso; líbrenlos de las garras de los malvados.

Habla a favor de los que no pueden hablar por sí mismos; garantiza justicia para todos los abatidos. Sí, habla a favor de los pobres e indefensos, y asegúrate de que se les haga justicia.

Aprendan a hacer el bien. Busquen la justiciar y ayuden a los oprimidos. Defiendan la causa de los huérfanos y luchen por los derechos de las viudas.

¡No! Esta es la clase de ayuno que quiero: pongan en libertad a los que están encarcelados injustamente; alivien la carga de los que trabajan para ustedes. Dejen en libertad a los oprimidos y suelten las cadenas que atan a la gente.

Entonces esas personas justas responderán: “Señor, ¿en qué momento te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos algo de beber, o te vimos como extranjero y te brindamos hospitalidad, o te vimos desnudo y te dimos ropa, o te vimos enfermo o en prisión, y te visitamos?” Y el Rey dirá: “Les digo la verdad, cuando hicieron alguna de estas cosas al más insignificante de estos, mis hermanos, ¡me lo hicieron a mí!”

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para llevar la Buena Noticia a los pobres. Me ha enviado a proclamar que los cautivos serán liberados, que los ciegos verán, que los oprimidos serán puestos en libertad, y que ha llegado el tiempo del favor del Señor.

Pues a Dios, en toda su plenitud, le agradó vivir en Cristo, y por medio de él, Dios reconcilió consigo todas las cosas. Hizo la paz con todo lo que existe en el cielo y en la tierra, por medio de la sangre de Cristo en la cruz.

Ideas para la Acción

Esta semana, haz un esfuerzo para intencionalmente observar las cosas injustas en tu comunidad o lugar de trabajo. Luego siéntate y escucha a alguien que ha sido tratado injustamente. Ora a Dios por lo que escuchaste, y luego piensa en lo que puedes hacer y cómo puedes ayudar a defender esa causa. Por último, da un primer pequeño paso para remediar esta injusticia.

Reflexiones diarias

El Salmo 82 es un texto bíblico teológico muy profundo. Proporciona la imagen de una escena celestial donde Dios acusa a los principados y poderes de no preocuparse por los pobres y de buscar la justicia. En lugar de ello, sus gobiernos injustos benefician directamente a los opresores. El Salmo muestra claramente la postura de Dios. Vemos un Dios que aborrece la injusticia y responderá juzgando a los injustos y que hará justicia en nombre de las víctimas. ¿Cómo? Convirtiéndose en humano, lanzando un movimiento, derrotando al malvado en la cruz e invitándonos a convertirnos en embajadores de su reconciliación. ORA: que tu iglesia vea la injusticia como algo que Dios aborrece y se una a Él para rectificarla en tu ciudad. Vive con integridad y haz justicia.
Lo único que el mal necesita para triunfar es que la gente buena guarde silencio. Lamentablemente, la iglesia ha guardado silencio a menudo frente a la injusticia; temerosa de la controversia, de la hostilidad y de tomar una posición. Una y otra vez, la iglesia ha estado feliz de apoyar al Faraón, siempre y cuando el Faraón le permita predicar un evangelio neutral a la gente esclavizada. La iglesia rara vez se ha atrevido a desafiar la corrupción del Faraón y a dar testimonio de él. La tragedia es que cuando dejamos de ser la voz de la justicia, también nos volvemos ineficaces en nuestro evangelismo. Cuando permanecemos en silencio y permitimos que se cometa el mal, no tenemos “buenas noticias para los pobres”. ORA: que el Espíritu le de a tu iglesia el coraje de hablar por los débiles. Vive con integridad y haz justicia.
Abordar la injusticia es una batalla espiritual, no sólo política. A Dios no le importa mucho nuestra espiritualidad si no resistimos también el mal, ayudamos a los oprimidos, defendemos los derechos de los vulnerables y exponemos las mentiras de los que encubren los pecados de los líderes corruptos. La gran ira de Dios hacia la injusticia y la hipocresía religiosa debe impulsarnos a exigir a los que están en el poder que rindan cuentas e insistir en que sus acciones estén se alineen más con la voluntad de Dios. Piensa en esto: Tu eres el vehículo de Dios para desenmascarar las mentiras de los que están en el poder, defender la causa de los débiles y buscar la justicia en tu ciudad. ORA: que el Espíritu te impulse a luchar por la justicia en tu ciudad, sabiendo que puedes provocar la ira de los que están en el poder. Vive con integridad y haz justicia.
: ¿Cómo puede la justicia de Dios hacerse evidente en la tierra como en el cielo? A través de alguna intervención sobrenatural, Dios podría desmantelar rápidamente toda la injusticia en la tierra. Sin embargo, por algún gran misterio y enorme privilegio, Dios ha elegido utilizar a Su pueblo, con el poder de Su Espíritu, para completar esta tarea. No tiene un Plan B. Si vemos nuestra adoración como algo que sólo hacemos en los templos de la iglesia o en privado, mientras que no tomamos parte en combatir la justicia ni en ir en contra de la opresión, no seremos de ninguna utilidad para Dios. En cambio, si obedecemos el mandato directo de Dios y nos convertimos en una fuerza para el bien, nuestras ciudades en ruinas serán reconstruidas. ORA: que tu iglesia se convierta en defensora de los pobres, los débiles y los que no tienen voz. Vive con integridad y haz justicia.
Cuando nos volvemos indiferentes a los necesitados, el amor de Dios no está en nosotros. Por eso Jesús llamó a sus seguidores a responder al hambre con comida, a la desnudez con ropa, al encarcelamiento con visitas, a los golpes con vendas y a la injusticia con justicia. Como cristianos, no sólo estamos llamados a ser buenos samaritanos, sino a ayudar a transformar todo el camino de Jericó para que la gente no sea constantemente golpeada y robada en su viaje por la vida. La verdadera compasión es más que una limosna; se esfuerza por cambiar los pecados de la injusticia que provocaron que la gente fuera golpeada desde un principio. ORA: por oportunidades para a) ayudar a las víctimas de la injusticia en tu comunidad; b) prevenir que el abuso se repita. Vive con integridad y haz justicia.
Un indicador que muestra que estamos llenos del Espíritu Santo es nuestra capacidad de ser movidos a la empatía y a la acción cuando vemos a personas cuya imago Dei está siendo denigrada. Sin embargo, la compasión de Jesús no sólo lo impulsó a cambiar el corazón de la gente, a curar a los enfermos, y a realizar señales y maravillas. Sabía que su llamado era nada menos que arrebatar el orden mundial entero de las fortalezas del mal y establecer el Reino de justicia de Dios. Por eso se enfrentó a los corruptos líderes religiosos y políticos de su tiempo que estaban empeñados en mantener un status quo de injusticia. ORA: que sigas al Jesús de los Evangelios, que buscó cambiar los corazones humanos y la sociedad. Vive con integridad y haz justicia.
Si Jesús es el Señor del universo, entonces también es el Señor de nuestras ciudades. En este himno, Pablo deja claro que el objetivo del Evangelio no es sólo liberar a los humanos de los poderes, sino también liberar a los poderes de su propia corrupción. Jesús no sólo vino a reconciliar a la gente con Dios para luego llevarlas al cielo, sino que vino para reconciliar todas las cosas con Dios. No hay nada fuera del alcance del plan de Dios. El mundo entero debe ser purificado de corrupción. Esto significa que tu ekklesia está llamada a participar en el trabajo de Cristo para redimir a los poderes políticos, culturales y económicos de tu ciudad para cumplir Sus propósitos establecidos de manera más efectiva. ORA: que Dios use a tu ekklesia para combatir la corrupción y participar en el trabajo de llevar la presencia de Dios a las estructuras sociales de tu ciudad. Vive con integridad y haz justicia.

Canciones

Biblioteca MULTIMEDIA

Transfondo Bíblico del Valor

Muy Pronto

Libros y Articulos recomendados

Videos, sermones y podcasts

Muy Pronto

Sigue explorando el Shalom CON LOS DEMAS