Close

ERES ENVIADO, AHORA VE

Somos bendecidos para bendecir. Dios desea usarte a ti y a tu iglesia para bendecir, sanar, restaurar, liberar y traer justicia a un mundo oscuro y herido. Estamos aquí para bendecir a otros: en nuestras familias, lugares de trabajo, en nuestra comunidad y en el mundo. Ve hacia la necesidad. Vive misionalmente. Sé una voz para los que no tienen voz. Busca la justicia. Testifica de la esperanza que tienes. Ahora ve.

LECTURA BÍBLICA

Pasajes Biblicos

Sean fructíferos y multiplíquense. Llenen la tierra y gobiernen sobre ella.… El Señor Dios puso al hombre en el jardín de Edén para que se ocupara de él y lo custodiara.

Haré de ti una gran nación; te bendeciré y te haré famoso, y serás una bendición para otros. Bendeciré a quienes te bendigan y maldeciré a quienes te traten con desprecio. Todas las familias de la tierra serán bendecidas por medio de ti.

Publiquen sus gloriosas obras entre las naciones; cuéntenles a todos las cosas asombrosas que él hace.

Ahora me voy del mundo; ellos se quedan en este mundo… Hazlos santos con tu verdad; enséñales tu palabra, la cual es verdad. 18 Así como tú me enviaste al mundo, yo los envío al mundo.

No solo escuchen la palabra de Dios; tienen que ponerla en práctica. De lo contrario, solamente se engañan a sí mismos. … La religión pura y verdadera a los ojos de Dios Padre consiste en ocuparse de los huérfanos y de las viudas en sus aflicciones, y no dejar que el mundo te corrompa.

Odien lo malo y amen lo bueno; conviertan sus tribunales en verdaderas cortes de justiciar… quiero ver una tremenda inundación de justicia y un río inagotable de rectitud.

El Espíritu y la esposa dicen: “Ven”. Que todos los que oyen esto, digan: “Ven”. Todos los que tengan sed, vengan. Todo aquel que quiera, beba gratuitamente del agua de la vida.

Ideas para la Acción

Habla con tu Grupo de Discipulado Transformacional, Casa de Paz, o con tu pastor sobre cómo puedes servir mejor en la misión de Dios. Piensen en algunas acciones concretas en las que puedan participar, hagan planes para ir y servir lo antes posible.

Reflexiones Diarias

La Biblia comienza y termina con la creación. Comienza con las palabras, “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1), y termina con las palabras, “Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva” (Apocalipsis 21:1). Continúa diciendo que las tiernas misericordias de Dios están en TODAS sus obras (Sal. 145:9), y que Dios reconcilió TODAS las cosas consigo, a través de la muerte de Cristo en la cruz (Col. 1:15-23). Por lo visto, Dios no sólo se interesa por nosotros los humanos, sino por TODA la creación. Nuestra primera misión, según Génesis, es gobernar sobre el resto de la creación sirviéndola y cuidándola; reflejando la buena y justa gobernanza de Dios. Dios nunca anuló esta primera co-misión. ORA: que tu y tu iglesia encuentren la forma de cuidar la creación en tu comunidad. Eres enviado, ahora ve.
Dios quiere bendecirte, pero no sólo para ti mismo. Como Abraham, tienes la bendición de bendecir a otros. El gran misterio de Dios es que nos llama a ti y a mí a ser parte de lo que está haciendo en la historia: llevar la bendición a Su mundo. Él podría, por supuesto, sin nuestra ayuda proclamar su bondad con piedras sin vida, alimentar al mundo entero con cinco panes y dos peces, curar a los enfermos con el dobladillo de su manto y liberar a todos los oprimidos con sus ángeles. Sin embargo, Dios nos ha elegido para ser sus manos y pies. Dios te ha bendecido con un propósito y quiere que bendigas a otros. No te guardes la bendición para ti mismo. ORA: que el Espíritu te muestre dónde puedes ser una bendición para los demás. Eres enviado, ahora ve.
Nuestro Señor ha hecho cosas maravillosas. A lo largo de la Biblia oímos hablar de sus poderosas obras. Además, cada uno de nosotros tiene una historia que contar sobre la bondad y la gracia de Dios que no debemos guardarnos. Somos los embajadores de Dios en el mundo. A través de nuestras palabras y acciones, o bien traemos la gloria a Dios, o hacemos lo contrario y la gente dirá: No puedo respetar una religión y un Dios que incentiva a la gente a comportarse de una manera tan terrible. El destino del nombre de Dios en el mundo depende de cómo nos comportemos y cómo presentamos a Dios a los demás. ORA: para que puedas contar historias de la bondad de Dios, compartir las Buenas Nuevas y vivir de manera que traiga gloria a Dios dentro de tu familia, trabajo y comunidad. Eres enviado, ahora ve.
Cuando Jesús ora por sus discípulos, claramente espera que permanezcan en el mundo y que produzcan un cambio. Así como envió a los discípulos, nos envía a cada uno de nosotros para acercar a la gente a Dios y seguirlo. No se hacen discípulos en un estudio bíblico o en un servicio de adoración; se hacen discípulos en la vida cotidiana; cuando se asume la responsabilidad de nuestro mundo, cuando se vive en la verdad y se asume el liderazgo en nuestras esferas de influencia; cuando se vive la vida confiando que Dios te ha puesto allí por una razón; cuando te conviertes en un pequeño lápiz en la mano de un Dios que escribe y que está enviando una carta de amor al mundo. ORA: que el Espíritu te haga valiente y te dé la oportunidad de hacer discípulos. Eres enviado, ahora ve.
La iglesia primitiva creció a un ritmo asombroso porque se tomaban palabras como esta en serio. Aprendieron a vivir en la historia de Dios y a encarnar la misión para la que habían sido enviados. No le pidieron a Dios que bendijera sus negocios, sino que se convirtieron en parte de Sus negocios. Tomaron la palabra de Dios en serio, cuidaron de los enfermos y necesitados y la gente se dio cuenta. ¿Y si empezamos a pensar en los demás antes que en nosotros mismos, involucrándonos en la necesidad de pan, ropa, refugio, seguridad económica, justicia, educación, sanidad, restauración, así como en su necesidad fundamental de Jesucristo? ¿Cómo está Dios llamándote? ORA: para que el Espíritu te muestre cómo servir y qué necesidades desea Dios que satisfagas. Eres enviado, ahora ve.
La gente necesita ser salvada no sólo de los pecados personales sino también de los sociales. La verdadera evangelización incluye desafiar las estructuras y prácticas religiosas, económicas, políticas, morales y sociales que se oponen al reino de Dios. Este es el evangelismo profético. Si nuestras iglesias no se ocupan de las estructuras y prácticas pervertidas de nuestras ciudades, entonces no transformaremos efectivamente la vida de las personas. La misión de la iglesia de proclamar el Reino de Dios, debe incluir una vida justa, buscando la justicia para los pobres; oponiéndose a todas las formas de racismo, sexismo y explotación; enfrentándose a la corrupción y trabajando por la sanidad, porque “Nada que no sea la renovación total de la sociedad debe satisfacer a ningún soldado de Cristo”. ORA: que Dios te dé el valor para comprometerte en la evangelización profética y vivir con justicia. Eres enviado, ahora ve.
Regocíjate. Lo que Dios comenzó en el huerto de Génesis, habitando entre nosotros, Dios lo completará un día con Su presencia residiendo con nosotros en una ciudad de jardines, iluminando sus calles y ciudadanos, y permitiéndonos verlo cara a cara todos los días y para siempre. El árbol de la vida estará firmemente plantado junto al río de la vida. Las hojas del árbol traerán sanidad a las naciones y el río de la vida fluirá desde esta nueva ciudad de jardines, al mundo entero, bajo la sabia, sanadora y restauradora administración de la novia (la ekklesia), trabajando estrechamente con Dios. Así, el Espíritu y la novia dicen “ven”, invitando a cada nueva generación a participar en la misión de Dios de restaurar este mundo a Shalom. Un río de bendiciones está fluyendo más allá de nuestras puertas. ¿Vendrás y beberás de su agua? ORA: que aceptes la invitación totalmente. Eres enviado, ahora ve.

Biblioteca MULTIMEDIA

Transfondo Bíblico del Valor

Muy Pronto

Canciones

Libros y Articulos recomendados

Videos, sermones y podcasts

Muy Pronto

Sigue explorando el Shalom CON MI CIUDAD Y MUNDO